martes, 5 de junio de 2012

Cosas que molan: Javier Calvo

Javier Calvo por M. León
Lo cierto es que nos acordamos muy poco de los traductores. Y cuando lo hacemos, no es para bien. Es probable que tengas en tus manos otra de esas traducciones infames que ha superado, de un modo inexplicable, todos los filtros de la editorial (en caso de que los haya), hasta llegar a ti en forma de libro mutilado, absurdo, inservible. Buscas el nombre del traductor entre las primeras páginas, lo memorizas (aquello de no tropezar dos veces en la misma piedra) y, a modo de único desahogo posible, te cagas en la madre que lo parió. Normal.

La buena noticia es que hay una cuantas excepciones. Hablo de esos pocos traductores que tienen la manía de hacer las cosas bien. Uno de ellos es, definitivamente, Javier Calvo. Pienso que si existiera un Olimpo dedicado a los mejores traductores al castellano, este tipo merecería un trono en él, un trono situado -con toda justicia- unos tres peldaños por encima de la mayoría de sus colegas de profesión.

Pero hay algo que me fascina aún más que sus estupendos textos, y es la increíble trayectoria de Calvo como traductor. No en vano, ha traducido a grandes autores anglosajones como el Premio Nobel J. M. Coetzee ("Tierras de poniente", "Hombre lento"), el ganador del Pulitzer Michael Chabon ("Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay", "La solución final"), el añorado David Foster Wallace ("Entrevistas breves con hombres repulsivos", "La niña del pelo raro", "La broma infinita") y el siempre polémico Chuck Palahniuk ("Asfixia", "Al desnudo"), así como a jóvenes autores tan prometedores como Patrick deWitt ("Abluciones").

Y ahora también gana premios con sus propias novelas. Vaya tío...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Será un buen traductor. Pero no me parece nada “molón” que un tipo que publica en Mondadori, y sus libros se han traducido al francés, al italiano, al inglés… al alemán, continué presentándose bajo pseudónimo a concursos abiertos para los no tan profesionales. ¿Crisis o vanidad?

Jorge Roussel Perla dijo...

Buenos días. Quizás podrías hacer un análisis del traductor José María Faraldo, para mí, otro de los grandes.
¡Un abrazo! ^_^

Listas de Libros dijo...

Hola Jorge,

Gracias por la aportación. Entiendo que ha traducido principalmente los libros de literatura fantástica de Andrzej Sapkowski.

Si algún día leo alguna de sus obras, lo tendré en cuenta...

¡Hasta pronto!

Anónimo dijo...

La traducción de Javier Calvo del libro "Ladrón del tiempo" de Terry Pratchett tiene un enorrme fallo. Contínuamente usa "bastante" donde la frase en español requiere la palabra "suficiente". El resto de la traducción es normal, buena incluso, pero es muy incómodo leer "...ni siquiera habia el bastante tiempo para eso..." y otras cosas semejantes.

Publicar un comentario

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...