miércoles, 26 de febrero de 2014

Crítica de "Meridiano de Sangre" de Cormac McCarthy

Portada de Meridiano de sangre de Cormac McCarthy

Novela del escritor Cormac McCarthy
¿Cómo empieza?
"He aquí el niño. Es pálido y flaco, lleva una camisa de hilo fina y ajada. Aviva la lumbre en la recocina. Afuera hay campos oscuros roturados y con jirones de nieve y al fondo bosques más oscuros aún donde moran todavía los últimos lobos. Viene de familia de poceros y talladores de madera, pero en realidad su padre ha sido maestro. La bebida le puede, cita a poetas cuyos nombres se han perdido para siempre. El niño le observa acuclillado junto al fuego."

¿Qué cuenta?
Un huérfano sin nombre (el chaval) se integra en una banda de asesinos que recorre la frontera entre México y Estados Unidos matando y sembrando la destrucción allá donde va. Una novela llena de violencia explícita del autor de No es país para viejos (2005) y La carretera (2006).

El personaje
El juez Holden, el líder espiritual y ultraviolento de la banda de mercenarios en la que se enrola el chaval: una especie de deidad albina que recuerda al Coronel Kurtz de Apocalypse Now.

El fragmento
"Fue hacia el meridiano de aquel día cuando nos topamos con el juez subido a su roca más solo que la una en mitad del páramo. Y es que no había otra roca que aquella. Irving dijo que el juez se la había llevado puesta. Yo le dije que era como un mojón para señalar su ubicación en mitad de la nada. Tenía al lado ese mismo rifle que usa ahora, todo engastado en plata alemana y el nombre que le había puesto incrustado en hilo de plata debajo de la quijera, en latín: «Et in Arcadia ego.» En alusión a su carácter letal. Es corriente que uno bautice a su escopeta. He conocido Dulceslabios y Oídme desde la Tumba y toda clase de nombres de mujer. Él es el primero y único que sé que le puso una inscripción sacada de los clásicos.
Y allí estaba. Sin caballo. Simplemente él y sus piernas cruzadas, sonriendo al ver que nos acercábamos." (p 136)

¿Por qué tienes que leerlo? 
Porque si Harold Bloom, el crítico más influyente del planeta, la califica como «la obra imaginativa más impresionante entre todas las de los escritores estadounidenses vivos», habrá que prestarle atención. Ojo: no es una novela fácil.
Porque el maravilloso personaje del juez Holden ya justifica, por si solo, la lectura de esta novela. 
Porque McCarthy es un especialista en crear atmósferas únicas: Meridiano de sangre se lee como una orgía alucinógena y continuada de violencia brutal, cabelleras cortadas, alcohol y bebés mutilados:
Cuando Glanton y sus jefes cruzaron de vuelta el campamento la gente huía bajo los cascos de los caballos y los caballos corcoveaban y algunos de los hombres iban a pie entre las chozas armados de antorchas y sacando a las víctimas por la fuerza, empapados de sangre, acuchillando a los moribundos y decapitando a quienes imploraban clemencia. Había en el campamento unos cuantos esclavos mexicanos los cuales corrían hacia los jinetes gritando en español para acabar con la crisma rota o muertos, y un delaware surgió de entre el humo con un niño desnudo en cada mano y se agachó junto a un foso de estiércol y agarrándolos de los talones primero uno y luego el otro les aplastó la cabeza contra las piedras del borde de forma que los sesos salieron disparados por la fontanela en un vómito sanguinolento y humanos incinerados venían gritando como lunáticos y los jinetes los exterminaban con sus enormes cuchillos y una mujer corrió a abrazarse a las ensangrentadas manos del caballo de Glanton.
Alguna curiosidad para acabar
El primero de los tres epígrafes de la novela -digno de entrar en la lista de los 10 mejores epígrafes de la literatura- es una aproximación certera al universo creado por McCarthy:
Vuestras ideas son terribles y vuestros corazones medrosos. Vuestra piedad, vuestra crueldad son absurdas, desprovistas de calma, por no decir irresistibles. Y al final os da miedo la sangre, cada vez más. La sangre y el tiempo. 
Paul Valéry 

Título: Meridiano de sangre
Título original: Blood Meridian
Editorial: Random House Mondadori
Año original: 1985
Páginas: 352
Traductor: Luis Murillo Fort
ISBN: 978-84-397-2122-2

1 comentarios:

Uno más dijo...

Hola, en primer lugar me gustaría felicitarte por el blog. Muy interesante. Y por otra parte me gustaría conocer tu opinión acerca de si piensas que la novela tiene tintes autobiográficos. En algunos pasajes me ha parecido que los personajes se combinan de tal forma que en suma recuerda la peculiar vida del autor.

Publicar un comentario

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...