martes, 31 de enero de 2012

Crítica de "Ventanilla de cuentos corrientes", de Enrique Jardiel Poncela


portada de Ventanilla de Cuentos Corrientes de Enrique Jardiel Poncela
Este libro de Jardiel Poncela es una colección de Relatos
¿Cómo empieza?
     "Un otoño -muchos años atrás-, cuando más olían las rosas y mayor sombra daban las acacias, un microbio muy conocido atacó, rudo y voraz, a Ramón Camomila: la furia matrimonial.
     -¡Hay un matrimonio próximo, pollos!- advirtió como saludo su amigo Manolo Romagoso cuando subían juntos al Casino y toparon con los camaradas más íntimos.
     -¿Un matrimonio?
     -Un matrimonio, sí -corroboró Ramón.
     -¿Tuyo?
     -Mío.
     -¿Con una muchacha?
     -¡Claro! ¿Iba a anunciar mi boda con un cazador furtivo?"
(Del Relato: "Un marido sin vocación", narración escrita sin utilizar la letra E, la más usual en castellano)

¿Qué cuenta?
Colección de relatos breves recopilados por Jardiel Poncela, donde combina el gusto por el lenguaje con el humor más absurdo que caracteriza todos sus textos. Los relatos son sencillamente desternillantes, sin ninguna otra pretensión (aparente) que hacerte reír.

El cuento
"El consejo". Un hombre que nada en la más absoluta miseria acude a casa de un amigo a pedirle ayuda. El amigo, lejos de ayudarle, le responde con continuas evasivas.

Si le dice que está enfermo, el amigo responde: "para las fiebres no hay nada mejor que meterse en la cama". Cuando el hombre replica que no tiene cama, le dice: "¡Siempre con tus extravagancias! Ahora resulta que has prescindido de tener cama...". A la insinuación de que hace tres día que no come, el amigo responde: "Pues te vas a hacer polvo el estómago. Juega con esas cosas y verás...". Y cuando le confiesa que está sin blanca, el amigo no se da por aludido: "Pues hay que tener dinero. ¿Comprendes? Hay que tener dinero. El dinero es la palanca del mundo".

El fragmento
"Cuando gané el centro de la habitación, cuando abrí los brazos, cuando incliné tristemente la cabeza, suspirando: «¡Soy muy desgraciado!», mi tía Evangelina me lanzó una mirada terrible y me dijo:
     -No te canses, sobrino; sé lo que vas a decirme. No tengo dinero.
     Aquella perspicacia me desconcertó al pronto; mas no me fue difícil recobrarme y hacer una de mis mejores escenas para ablandar el corazón de la tía y que me diese unos billetes de Banco".
(Del Relato: "Un abanico demasiado moderno", p 55)

¿Por qué tienes que leerlo? 
Porque Jardiel Poncela es el escritor en lengua castellana más divertido de todos los tiempos; sus personajes se aburren como palmeras africanas, se casan con una niña insulsa como unas natillas, se comen sándwiches duros como un fiscal, tienen amigos serios y graves, como la fachada de un Museo de Ciencias.
Porque su humor, lejos de caducar, gana con el tiempo.
Porque recuerda muchísimo al Mark Twain más absurdo, al Groucho Marx más brillante, pura diversión.
Porque Jardiel Poncela está de moda; editoriales como la fantástica Blackie Books vuelven a reeditar algunas de sus obras imprescindibles.

Alguna curiosidad para acabar
Jardiel Poncela es también autor de obras de teatro cómicas como "Usted tienen ojos de mujer fatal", o "Eloísa está debajo de un almendro", muchas de las cuales suscitaron una gran polémica tras su estreno.
Murió olvidado y arruinado a los 50 años; en su nicho, mandó grabar: "Si queréis los mayores halagos, moríos".

Título: "Ventanilla de cuentos corrientes"
Editorial: Rey Lear
Basada en el original: "El libro del convaleciente"
Año original: 1930
Páginas: 123
ISBN: 978-84-92403-21-9

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...