domingo, 6 de diciembre de 2015

Crítica de "No hay bestia tan feroz" de Edward Bunker

Portada de No hay bestia tan feroz de Edward Bunker
Novela del escritor Edward Bunker
¿Cómo empieza?
"Me senté en la taza del váter sin tapa que había al fondo de la celda para abrillantar los horrorosos zapatos abombados que les entregaban a los que iban a salir en libertad. En mi cabeza resonaba un canto pletórico: «Por la mañana seré libre». Pero salir de la cárcel después de ocho años no sólo me llenaba de alegría. Me había puesto a limpiar aquellos horribles zapatos no tanto para darles mejor aspecto, sino para aliviar la tensión que me dominaba. Estaba más nervioso en el momento de salir en libertad condicional que el día en que había entrado allí, mucho tiempo atrás. Me consolaba pensar que, aunque lo negasen, aquella era una aprensión común entre los presos, para quienes el mundo exterior se había vuelto más impreciso con el tiempo. Después de varios años entre rejas, cualquiera llegaba a estar tan mal preparado para la vida en libertad como un monje trapense arrojado a la vorágine de la ciudad de Nueva York. Al menos, el monje siempre podía sostenerse en su fe, en tanto que al ex recluso sólo le quedaba el recuerdo de su fracaso, su encarcelamiento, además de la viva conciencia de ser un «ex presidiario», un marginado en la sociedad."
    
Puedes leer el primer capítulo aquí.

¿Qué cuenta?
Tras pasar ocho años entre rejas, Max Dembo sale en libertad con la firme intención de rehabilitarse. Sin embargo, una vez fuera, vuelve a frecuentar los bajos fondos de la ciudad de Los Ángeles junto a sus antiguos compinches, lo que hará que sus inclinaciones criminales no tarden en aflorar. Obra maestra del género, "No hay bestia tan feroz" constituyó el debut literario de Edward Bunker.

El personaje
Max Dembo, el protagonista, cuyas andanzas en la novela se asemejan mucho a la vida del propio autor.

El fragmento
     "Cogía la bolsa con la escopeta. Atravesé el aparcamiento con los sentidos a flor de piel, afinados ante ruidos e imágenes de fondo que normalmente me pasaban desapercibidos. Notaba cómo el sol me traspasaba la camisa y percibía la dureza del asfalto a través de las suelas de los zapatos; oía el zumbido de los automóviles que pasaban por la autovía a un kilómetro de distancia. Un carpintero martilleaba una melodía. Distinguía claramente el olor acre de la maleza, aunque no se veía ningún arbusto. En los guijarros del pavimento percibía los destellos de los rayos del sol.
     Jerry empujó hábilmente las puertas de cristal con el hombro, para no dejar huellas. En el interior del supermercado, nadie miró hacia nosotros. Subimos los escalones, dos escalones con cada paso, pero en silencio. En el primer rellano nos detuvimos, nos pusimos guantes de goma y medias en la cara. Los músculos de Jerry se desfiguraron debajo del nailon. El corazón me latía con fuerza, alterado por las anfetaminas y por la emoción." (p. 259)
   
¿Por qué tienes que leerlo? 
Porque la novela rezuma autenticidad; no en vano, Bunker figuró entre los criminales más buscados por el FBI, y pasó encerrado más de dieciocho año por condenas por atraco a mano armada, tráfico de drogas y extorsión.
Porque "No hay bestia tan feroz" es, junto a "En el patio", de Malcolm Braly, una de las mejores novelas ambientada en el mundo delictivo de los EEUU; este artículo expone la relación entre estas dos novelas y sus autores.
Porque Bunker no sólo dota de una extraordinaria tensión narrativa a la novela (las imágenes de algunos atracos son difíciles de olvidar), sino que también nos sumerge de lleno en la mente del criminal: la particular ética que se establece entre los delincuentes, su soledad, la paradójica libertad de optar por una vida dedicada al crimen.

Alguna curiosidad para acabar
Edward Bunker tuvo también una notable carrera en Hollywood, donde actuó como guionista (estuvo nominado al Oscar por el guión de El tren del infierno) y actor, dando vida, por ejemplo, al Mr. Blue de Reservoir Dogs (el de la derecha en la imagen de abajo):


   
Título: No hay bestia tan feroz
Título original: No beast to fierce
Editorial: Sajalín Editores
Año original: 1973
Páginas: 416
Traductor: Laura Sales Gutiérrez
ISBN: 978-84-937413-1-0

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...