sábado, 14 de febrero de 2015

Crítica de "Pastoralia" de George Saunders

Portada de Pastoralia de George Saunders


Este libro de George Saunders es una colección de Relatos
¿Cómo empieza?
"Debo admitir que no estoy pasando por mi mejor momento. Tampoco es que me vaya tan mal. La verdad, tampoco es que tenga de qué quejarme. Y tampoco me quejaría en voz alta, si es que tuviera algo de qué quejarme. No. Porque estoy Pensando en Positivo/Hablando en Positivo. Estoy sentado en cuclillas, a la espera de que se asomen las cabezas de la gente. Aunque han pasado trece días desde que cualquiera asomara la cabeza y Janet me habla cada vez más en inglés, que es en parte uno de los motivos por los que me siento, ya sabes, tan mustio."
(Del relato: "Pastoralia"). 

¿Qué cuenta?
Los personajes de los relatos de "Pastoralia" luchan por salir adelante a pesar de sufrir algún algún tipo de limitación (afectiva, física, económica) que les empuja hacia el fracaso. Saunders elabora unos relatos absorbentes, tiernos, excesivos -en ocasiones decididamente marcianos- que, pase lo que pase, no pierden nunca el sentido del humor.  

El relato
"Pastoralia", que cuenta las vicisitudes de un trabajador de un disparatado parque de atracciones, y que sirve a Saunders para hacer una crítica feroz del sistema capitalista:
Por favor, sabed que cada uno de vosotros es alguien muy especial para nosotros, y que nunca es olvidada. Por favor, sabed que si cada uno de vosotros pudiera quedarse, se quedaría, si eso nos beneficiara a todos. Pero no lo haría, porque si así fuera lo haríamos, ¿no creéis que lo haríamos?; todos y cada uno de vosotros se quedaría. Pero, a medida que nos amoldamos a nuestra nueva organización, más liviana, se nos presenta a todos una excelente oportunidad para implementar nuestra Recombinación de Plantilla. Y así, aunque en estos tiempos de austeridad y retos es posible que algunos tengan que irse, hay en ello un aspecto positivo; y es que algunos tendrán que quedarse, y quizá sea uno de vosotros. Confiemos en que seas , que ahora lees esto, y también todos tus compañeros, pero no, como ya se ha dicho, no será así, porque eso es imposible.

El fragmento
"Bueno, ella podía adelgazar. Esa era una opción. Esa era una buena opción. Quizá lo único que necesitaba era que alguien le dijera las cosas como son, alguien que se sentara con ella para decir: Mira, tienes una cara increíblemente hermosa y una mirada inteligente, pero de cuello para abajo, nena, madre mía, tenemos muchísimo trabajo por hacer. Y después de su conversación honesta, ella le enviaría flores con una tarjeta que pusiera Gracias por tu honestidad, vamos a ponernos con esto de una vez. Y cada noche, mientras ella se mirara al espejo en braguitas y sujetador, él enumeraría las zonas que necesitaba mejorar, y al día siguiente se pondría a machacar enérgicamente esas zonas en el gimnasio, y muy pronto la discrepancia cabeza-cuerpo habría desaparecido, y se la imaginó con un vestido elegante en una mesita en una veranda, una veranda junto al mar, agradeciéndole el viaje de la luna de miel, ella venía de una familia pobre y nunca había ido de vacaciones, y mucho menos de gira por Europa durante seis semanas, y entonces ella decía: Cariño, ¿por qué no dejas un rato ese aburrido informe sobre cuánto dinero nos ha generado tu cadena internacional de peluquerías este mes y me acompañas al dormitorio para que pueda demostrarte lo agradecida que estoy, y en el dormitorio empezaba a hacerle un striptease, y se le daba muy bien, y no es que lo hubiera hecho alguna vez antes, que no, tenía, simplemente, un talento natural para ello, y cuando acabó, allí estaba, con su cara perfecta y el cuerpo de Daisy Mae, sonriéndole con amor incondicional."
(Del relato: "La infelicidad del peluquero", pp 220-221)

¿Por qué tienes que leerlo? 
Porque los relatos de Saunders combinan la irreverencia de Foster Wallace, el delirio de Vonnegut y la mordacidad de Monzó.
Porque Saunders domina el flujo de conciencia de un modo que nos lleva a la esencia misma de sus personajes. 
Porque con obras como "Pastoralia" y "Diez de diciembre", Saunders ha demostrado ser uno de los cuentistas con más talento del panorama actual. 

Alguna curiosidad para acabar
Saunders vive con su esposa en una comunidad budista donde medita y escribe, sin Internet, sin gente: “No es que sea ermitaño, es que soy muy nervioso y no sé relacionarme”
Fuente: La Vanguardia

Título: Pastoralia
Título original: Pastoralia
Editorial: Ediciones Alfabia
Traductor: Ben Clark
Año original: 2014
Páginas: 247
ISBN: 978-84-942552-1-2

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...